JOVENES, UN FUTURO INCIERTO

juventud_latina_jovenes-582x388.jpg

La juventud de México es su futuro, representan la esperanza de que al momento de actuar y tomar las riendas del país, harán las cosas de una mejor forma, de una manera diferente que haga que la situación y posición de la multitudinaria PROLE, mejore en todos los sentidos.  Esa esperanza es la motivación de muchos de los padres de familia, que día con día llevan a sus hijos a la escuela, ayudan con sus tareas y  se comprometen con su formación.

Sin embargo los retos y circunstancias económicas muestran limitaciones al bienestar  futuro, en donde el crecimiento del PIB en América Latina y el Caribe (ALC) tiene expectativas negativas, con contracciones del 0,9% y 1% en 2016. Algo no visto desde inicios de los años 80´s.  Los estudios elaborados de manera conjunta entre el Centro de Desarrollo de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), la Comisión Económica de las Naciones Unidas  para América Latina y el Caribe (CEPAL) y CAF Banco de Desarrollo de América Latina, expone la desaceleración constante de la economía Latina y la del mundo en su GLOBALIDAD,  Dicha constante, pone en riesgo el progreso logrado en el plano socioeconómico del continente,  tan solo en el 2015,  7 millones de latinos cayeron en la pobreza y para los próximos dos años, se espera que  corran la misma suerte entre 25 y 30 millones más.

La propuesta vigente de las tres organizaciones  es invertir en la mejoría  de la calidad  educativa, de las competencias de los jóvenes y de sus oportunidades de emprendimiento con el objetivo de reactivar el crecimiento económico y sustentar el progreso a largo plazo.

Otro reto relevante, es aprovechar  a los “adultos jóvenes” aquellos que se encuentran entre los 15 y 29 años, calculado en aproximadamente 163 millones de personas, en especial a las mujeres. El objetivo es empoderar a los jóvenes y vincular su talento con las demandas y estructuras del mercado de trabajo, procurando reducir desigualdades  y aumentar la productividad de los países.

En  la actualidad casi 30 millones de jóvenes de la región de América Latina no tienen empleo, no estudian, ni reciben capacitación, ellos representan el 21% de los jóvenes de la región, en tanto que un 19% de los jóvenes trabajan empleos informales, entre el segmento, las mujeres se ven directamente afectadas  pues representan el 76% de quienes no tienen empleo, no estudian, ni reciben capacitación, en parte atribuido a que se dedican a tareas en el hogar no remuneradas. Al menos 6 de cada 10 de los jóvenes que viven en hogares pobres  no tienen empleo, no estudian, ni reciben capacitación o trabajan en el sector informal de la economía y 4 de cada 10 jóvenes que viven en hogares vulnerables de clase media no tienen empleo, no estudian, ni reciben capacitación o están en el empleo informal. Lo anterior contrasta con el caso de los hogares de clase media, en los que solo 2 de cada 10 jóvenes se encuentran es esta situación.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s